El ejercicio en el paciente con cáncer

Por : Comunicacion Eventos

 

La inactividad física ha conducido a un aumento del número de enfermedades hipocinéticas. El prefijo hipo significa “falta de” y cinética, “movimiento”. Los individuos que no hacen ejercicio físico regularmente están sometidos a un mayor riesgo de desarrollar enfermedades hipocinéticas, tales como, enfermedades coronarias, hipertensión, hiperlipidemia, obesidad y trastornos musculoesqueléticos. 

Debido a la evidencia sobre la importancia del ejercicio en la disminución de enfermedades y en la mejora de calidad de vida, es que se siguen desarrollando investigaciones en campos que antes no se creían oportunos; como lo es el caso de los pacientes con cáncer en los que existen las barreras de la baja actividad física, las cuales son complejas ya que se encuentran relacionadas con percepciones de la enfermedad y sus secuelas de tratamiento, funcionamiento y respuestas socio-culturales. Aproximadamente 4 de cada 5 sobrevivientes de cáncer no siguen las recomendaciones de actividad física- ejercicio. 

El cáncer es una enfermedad sistémica, importante causa de morbi-mortalidad. En México, entre enero y agosto de 2020 se registraron 683,823 defunciones, de las cuales 9% se deben a tumores malignos (60,421). 

Todos los tratamientos del cáncer tienen efectos adversos significativos a corto y largo plazo. El 30% de los sobrevivientes de cáncer reportan alteración en su funcionalidad años después de haber finalizado el tratamiento, 30% atribuible a la inactividad física y el 63-92% están interesados y pueden hacer actividad física. 

Síndromes y cambios relacionados con el cáncer

  • Fatiga: Presente en el 70-100% de los pacientes. Interfiere con la funcionalidad y actividades de la vida diaria.
  • Desordenes de sueño: 30% de los pacientes reportan insomnio, 20% toman fármacos y un 50% toman siestas.
  • Dolor, cambios cardiovasculares, pulmonares, neurológicos, endócrinos, musculoesqueléticos, gastrointestinales, en la piel y cabello. 

Tratamiento no farmacológico del cáncer

Especialmente la actividad física, es importante logrando entre otros los siguientes beneficios:

  • Aumenta la calidad de vida
  • Disminuye la fatiga, depresión, insomnio
  • Disminuye muchos de los efectos adversos del tratamiento

El ejercicio es importante como ayudante del tratamiento oncológico, necesario para la recuperación y rehabilitación de los sobrevivientes de cáncer. Debe considerarse una terapia complementaria; útil para mejorar las secuelas.

Los pacientes deben comprometerse con la actividad física durante y después del tratamiento. Los beneficios del ejercicio son iguales para los sobrevivientes de cáncer que para la población en general. La mejoría de la calidad de vida es mediada por el aumento de la capacidad física y funcional del enfermo, incluso hasta revertir la situación de desacondicionamiento físico y psicosocial. Mejora significativamente la fatiga, la depresión y la calidad de vida. 

La promoción de la actividad física en la población con cáncer es uno de los componentes clave del tratamiento; así como, un trabajo interdisciplinario que otorgue al paciente opciones para sentirse mejor y mitigar los efectos del tratamiento convencional.

 

Mtra. Aracely Luna Gutiérrez
Profesor de Tiempo Completo de Fisioterapia

 

  • Uclés V., Espinoza R, Prescripción del ejercicio en el paciente con cáncer, Revista Clínica de la Escuela de Medicina UCR, 2017.
  • INEGI, 2020
  • Sociedad Española de Oncología Médica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *